30 abr. 2012




Los autos pasan incansablemente, encerrados en una pequeña caja formamos el cerebro de este gran gigante que destruye para construir.

Estamos cerca del centro de la ciudad, pero lo suficientemente alejados para que el tiempo no corra tan aprisa.

Uno de los habitantes de esta pequeña caja es un humano que en su otra vida fue un oso panda.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...